Carta del
presidente

En el siglo XVI Esteban de Garibay, guipuzcoano de Mondragón, asumiendo con naturalidad su condición de vasco y español se convirtió en cronista real y bibliotecario de Felipe II. Fue uno de los cientos de vascos ilustres que pusieron durante siglos su genio y su valor al servicio de la monarquía española, siempre en la cúspide de la administración o de sus ejércitos.

El desarrollo del nacionalismo vasco a comienzos del siglo pasado, trajo consigo el retroceso de la identidad compartida vasca y española. Tras la llegada de la democracia y la aprobación de la Constitución de 1978 , hablar de España en el País Vasco, y no digamos defenderla, se convirtió desgraciadamente casi en un acto heroico. Hacerlo en la actualidad resulta para algunos carente de interés, materia de estudio para historiadores o lo que es peor, una excentricidad.

En Esteban de Garibay nos rebelamos contra quienes piensan de este modo. Nacemos con vocación de aportar un grano de arena al fortalecimiento de una idea de España que, si bien dormida, acomplejada o todavía temerosa, aún sigue viva en el País Vasco. Queremos a través de las actividades que vamos a desarrollar, mejorar la percepción de España en el País Vasco, difundir la contribución de los vascos al nacimiento y desarrollo de la nación española, o hablar de la necesidad de un País Vasco unido a España como única fórmula posible para asegurar nuestro progreso y bienestar.

Queremos contar también la verdad de lo ocurrido durante los años oscuros del terrorismo. Años en los que la banda terrorista ETA no solo acabó con lo más sagrado, la vida humana de cientos de personas, sino que persiguió con saña las ideas de quienes con la palabra se atrevieron a combatir su proyecto totalitario.

Todo esto lo haremos desde una asociación que siendo un proyecto plural e independiente, está formado por personas que compartimos principios tan básicos como importantes: la defensa de la libertad a cualquier precio, la búsqueda de la verdad histórica y el amor incondicional a las tierras vasca y navarra y a España, país en el que hemos nacido y del que nos sentimos orgullosos.

No quiero finalizar sin una mención especial a las víctimas del terrorismo. El sufrimiento padecido, el recuerdo de quiénes y por qué lo provocaron, y la necesidad de mantener viva su memoria para construir una sociedad más libre, justa y en paz, formarán parte indisoluble de nuestra actividad.

El esfuerzo y la ilusión de quienes ponemos en marcha Esteban de Garibay necesita, para lograr estos objetivos, del apoyo de todos aquellos que, compartiéndolos, quieran sumarse a nuestras actividades convirtiéndose en amigos y colaboradores de nuestra asociación. Ojalá consigamos tu respaldo, que te agradezco de antemano, en nombre de toda la junta directiva.

Carlos María de Urquijo.

"Nuestros principios son la defensa de la libertad, la búsqueda de la verdad histórica y el amor incondicional a España."

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest